Apple: el final de la tecnología. El deseo.

Share/Save
(CC) Apple Sleep (cortesía Moulin-Rouge Magazine)

El día de hoy, Apple organizó otra más de sus eyaculaciones onanistas a través de las cuales, tradicionalmente, anuncia la venta de nuevos modelos de sus dispositivos, revela estadísticas siempre alagüeñas de sus ventas y dominación simbólica, y baña en el semen de su mediatización a billones de usuarios, apple-zombies, bloggers y medios de la fuente tecnológica.

Antes de hacer uno de mis berrinches habituales, me desmoralicé pensando que en 2011 una vez más, triunfó el objeto del deseo en el que el consumo sustituyó al desarrollo tecnológico; hoy es más importante la tecnología que deseamos y no aquella que necesitamos; porque jamás reflexionamos sobre esa necesidad. No tendría por qué extrañarme si el resto del mundo funciona así.

La sociedad pasiva abandonó voluntariamente el desarrollo de sus herramientas, para dar un voto ciego de confianza a un corporativo, porque este último “debe” saber lo que esa sociedad necesita. iPhone a iPhone, iPod a iPod, o aplicación comprada por aplicación comprada, una sociedad naturalmente curiosa y coincidentemente irreflexiva, demuestra su confianza pagando por los nuevos dispositivos cuya obsolescencia está agendada no por el final de su vida util, sino por su falta de referentes culturales; ¿resulta aberrante ser la única o el único que tiene “este viejo modelo”?

Lo más aterrador de esto, es que las mejoras físicas o estructurales de la electrónica dentro de los aparatos, son triviales; casi toda la sustancia subyace en dos cosas: en el software que hace que esos aparatos funcionen, y en los servicios corporativos que hoy están disponibles a través de los potentes servicios WEB en servidores contratados por Apple .

El software no puede ser mejorado por el usuario porque incurre en un delito, los servidores los renta el usuario y jamás serán suyos; todo en aras de satisfacer un instante de comodidad en sus vidas. Y entonces… ¿el usuario qué posee de esa tecnología? ¿Por qué pagó? La respuesta es horriblemente sencilla y predecible como lo ha sido desde hace millones de años: el deseo. Al final, el usuario sólo se quedó una vez más, sólo con el deseo.

Foto: (CC) __DODO . Apple Sleep (cortesía Moulin-Rouge Magazine)

Comentarios

hola, comparto tu opinión con respecto a que Apple seguirá con estos lanzamientos y las personas volverán a comprar el "nuevo" aparato , triste que no reflexionen sobre su libertad almenos frente a una computadora de la marca, y no te haz dado cuenta que cada vez hay más gente que quiere un spyiphone , saludos , ahh! y odio feisbuk (facebook) (^_^)

Bien cierto. Cada vez más y más. 4 millones de iPhones vendidos en 3 días...

No es la necesidad... es algo infinitamente más complejo.

Gracias por tu comentario loviaqui.

Hola aquí otra vez , que mal que todavía exista apple con la muerte de ya sabes quién osea cómo es posible que lo hayan puesto casi casi cómo el creador de todas las cosas y la absurda exageración de que él inventó ó creo una tableta diciendo que no es una computadora y que la computadora ya murió y que todos le hayan atribuido ese "invento" , ahora la otra cosa que me molesta mucho es que ahora cómo que se volvió más popular la marca y que cualquier competencia que les haga frente los quieran eliminar del mapa (mercado) y que sean tan descarados y hagan lo que quieran con el usuario (dormido por cierto) e impongan su dictadura por todos lados, bueno aquí pasando a tu blog a ir a quejárme (pido perdón) aunque aquí por lo menos no hay fanáticos de la manzana , aquí por lo menos hay alguien que comparte más ó menos las mismas opiniones, ok ya no molesto más y hasta luego bye.

Añadir nuevo comentario

AddToAny

Share/Save